Semana 16 de embarazo: la ecografía permite conocer el sexo

Semana 16 de embarazo: la ecografía permite reconocer el sexo

En la semana 16 de embarazo se producen muchas transformaciones en el bebé: su cabeza y cuerpo están más proporcionados, los ojos comienzan a estar centrados en el rostro y lo orejas ya se encuentran bastante arriba, prácticamente en la posición que será definitiva.

Además, sus brazos y piernas se estiran, por lo que adquieren una proporción adecuada respecto al cuerpo.

New call-to-action

También se le desarrollan los deditos de  manos y pies, lo que sumado al crecimiento de cejas y uñas provoca que el nuevo ser empiece a tener una fisonomía y aspecto cada vez más humano. Aunque eso sí, todavía es muy pequeño: mide apenas 12 cm. y solo pesa unos 80 gramos.

 

El bebe comienza a responder a los estímulos

Además de los cambios meramente físicos, en la semana 16 su pequeño cerebro ya ejerce un mayor control sobre los músculos, lo que permite que su capacidad para responder a los estímulos y de realizar movimientos coordinados sea ya muy notoria. En esta etapa el bebé puede sostener la cabeza erguida y, al tener los músculos faciales bastante desarrollados, puede realizar diversas expresiones, como fruncir el ceño o hacer movimientos oculares, aunque todavía lentos ya que los párpados continúan cerrados.

 

Es muy probable que te sientas mejor, ya que tu cuerpo se habrá acostumbrado al embarazo

En la semana 16 ya estarás en el cuarto mes de embarazo, por lo que tu organismo habrá tenido tiempo de acostumbrarse a su nuevo estado. Esto hace que en esta época la mayoría de mujeres embarazadas se sientan mejor y que hayan desaparecido o mitigado las náuseas, vómitos y otros síntomas propios del comienzo del embarazo.

Por el contrario, es posible que comiences a notar algunos síntomas nuevos, especialmente calambres nocturnos o problemas en la dentadura, como alguna caries, problemas en las encías o excesiva salivación, que te obligue a pasarte por la consulta del dentista.

 

Pruebas diagnósticas enfocadas en descartar infecciones

Además de una ecografía que ya puede desvelar, si los padres así lo desean,el sexo del bebé, aproximadamente en la semana 16 se suele realizar también un cribado de la bacteriuria asintomática para detectar posibles gérmenes en la orina. Aunque a veces se utiliza la analítica del primer trimestre para detectar dichas infecciones. En el caso contrario de no querer saber el sexo, es importante recordárselo siempre al profesional antes de que empiece a realizarte la ecografía.

Estas pruebas de detección de infecciones son muy importantes, ya que durante el embarazo se altera la capacidad de vaciado de la vejiga y se modifican las características de la orina, lo que aumenta el riesgo de que crezcan gérmenes que pueden provocar infecciones, algunas de ellas peligrosas para la salud del bebé.

Por otro lado, a aquellas embarazadas a las que, por algún motivo, no se les haya hecho el cribado del primer trimestre, se les puede realizar en la semana 16. Así mismo, en el caso de que los valores del cribado combinado del primer trimestre o de algún otro test prenatal no invasivo estén alterados, lo cual indica probabilidad que el bebé sufra síndrome de Down o alguna otra patología genética, entre las semanas 15 y 18 se puede realizar una amniocentesis (prueba invasiva que sirve para diagnosticar anomalías cromosómicas en el bebé).

 

New call-to-action

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

subir

Pin It on Pinterest