Seguimiento embarazo: las pruebas médicas

seguimiento embarazo

Durante toda la gestación, con el fin de realizar un óptimo seguimiento del embarazo te realizarán una serie de pruebas. Es lógico que sientas incertidumbre, ansiedad e incluso temor respecto a los resultados que arrojarán. Pero debes procurar asimilarlas como una parte normal del proceso, cuyo objeto no es otro que comprobar que todo vaya bien y, en el caso de detectarse algún problema que pueda suponer un riesgo para la salud de ti o tu bebé, poder tomar a tiempo las medidas correctas y más oportunas.

A continuación, vamos a citar y explicar brevemente cada una de estas pruebas.

 

Pruebas rutinarias que se repiten en el embarazo

Durante todo el embarazo te realizarán con frecuencia y de modo rutinario las siguientes pruebas:

  • Control del peso y la tensión arterial (lo normal es que te pesen y te midan la tensión en cada visita al médico o la matrona).
  • Prueba de orina y analítica (al menos una por trimestre).

Cribado combinado del primer trimestre

Consiste en dos pruebas que se realizan, por lo general, en diferentes semanas del primer trimestre. No es un test de diagnóstico (un resultado positivo debe confirmarse posteriormente con una prueba invasiva), pero sí determina la probabilidad de que el bebé sufra una anomalía cromosómica. Por lo general, se realiza una analítica entre la semana 7 y 14 y una ecografía en la semana 12 ó la 13.

Las pruebas del segundo trimestre

Test O’Sullivan

Se trata de una prueba sencilla y no invasiva, que normalmente se integra en el análisis de sangre del segundo trimestre, sobre las semanas de 24 a 28 de embarazo.

New call-to-action

El objetivo es detectar el riesgo de que puedas desarrollar diabetes gestacional, un tipo de diabetes que algunas mujeres embarazadas desarrollan durante la gestación y que debe controlarse para evitar riesgos para ti y tu bebé o que pueda llegar a cronificarse.

Amniocentesis

Prueba invasiva que sirve para diagnosticar anomalías cromosómicas en el bebé. Se realiza  entre la semana 15 y 18 y normalmente solo te la realizarán en el caso de que los valores del cribado combinado del primer trimestre o de algún otro test prenatal no invasivo estén alterados.

Esto indica probabilidad de que el bebé sufra Síndrome de Down o alguna otra patología genética.

Ecografía de alta resolución

Se utiliza para conocer cuál es el sexo del bebé, siempre que los padres así lo deseen, y también ayuda a detectar posibles problemas en el desarrollo de la criatura. Ofrece imágenes de gran nitidez y se suele realizar alrededor de la semana 20 de embarazo.

 

Las pruebas del tercer trimestre

Son pruebas enfocadas en el parto que se realizan con el fin de que ese momento se realice con las mayores garantías para tu salud y la de tu bebé.

Monitorización fetal

Se realiza a partir de las semanas 38 y 39 del embarazo generalmente por vía externa (colocando unas correas en el vientre de la madre), para controlar los latidos del bebé y también si hubieran  contracciones uterinas.

Última ecografía

Se hace sobre todo para comprobar la posición del bebé, su crecimiento, ver la localización de la placenta y el volumen del líquido amniótico. Si el embarazo está catalogado como de riesgo, normalmente se utiliza una ecografía Doppler, la cual usa ultrasonidos para comprobar el estado de la circulación de la sangre en diversos puntos de interés del feto, la placenta y el útero.

Cultivo vaginal y detección de infecciones

El cultivo vaginal del tercer trimestre se realiza entre las semanas 35 y 37 con el objetivo de detectar el Streptococcusagalactiae, un estreptococo del grupo B que puede causar infecciones en el bebé en el momento del parto.

 

El test NACE te aporta un plus extra de seguridad y fiabilidad

Existen una serie deventajas que colocan al test Nace un escalón por encima de otros tests prenatales no invasivos, entre ellos una mayor fiabilidad y amplitud de las anomalías que detecta y la rapidez de los resultados.

Esta prueba emplea la tecnología más avanzada en secuenciación, lo que permite analizar el ADN fetal en sangre materna respecto al ADN materno para detectar determinadas anomalías cromosómicas, entre ellas el síndrome de Down, el síndrome de Patau y el síndrome de Edwards, con gran fiabilidad y precisión.

 

New call-to-action
subir

Pin It on Pinterest