Sangrado en el embarazo: ¿qué significa?

sangrado durante el embarazo

Cuando esperas un bebé hay que estar atenta a muchos síntomas. Uno de ellos es el pérdida de sangre en el embarazo. Si te está pasando, seguramente te estés preguntando si es normal sangrar el primer mes de embarazo o en cualquier otro momento durante el mismo. Mientras que muchas mujeres se preocupan al ver que han sangrado, otras piensan que, simplemente, es algo normal.

La realidad es que ni hay que preocuparse en exceso, ni hay que pasarlo por alto. Es importante tener en cuenta cada caso de forma individual para saber cómo reaccionar y qué medidas tomar en cada situación.

Recuerda que siempre puedes consultar con tu médico para resolver cualquier duda. Él, mejor que nadie, estudiará tu caso y te dará garantías de que todo va bien pese a ese pequeño manchado en el embarazo.

 

Hemorragia en el embarazo: ¿debo preocuparme?

El sangrado en el embarazo, también conocido como hemorragia, es un síntoma de las primeras semanas que afecta a entre un 20 % y un 30 % de las embarazadas. Sin embargo, esto no tiene por qué ser señal de peligro.

Cuando la hemorragia se da en el segundo o tercer trimestre puede ser señal de algo más grave, por lo que no debe pasarse por alto. Pese a esto, tan solo para una de cada diez mujeres termina acarreando problemas graves.

Pese a que no debe cundir el pánico, es importante que ante una hemorragia consultes a tu especialista, sobre todo si este pequeño sangrado va acompañado de dolor abdominal.

 

¿Por qué se produce el manchado en el en el embarazo?

La sangre en el embarazo puede deberse a distintos motivos y es importante que los conozcas para que estés tranquila. Lo abundante que sea el sangrado y la semana en el que se produzca serán indicadores de si se trata de un síntoma dentro de lo normal o si es algo que debes consultar con tu médico.

 

Sangrado en las primeras semanas de embarazo

Tener un pequeño manchado en las primeras semanas de embarazo no solo no debería preocuparte, sino que es de lo más normal. Es lo que se conoce como sangrado de implantación. La implantación es el momento en el cual el embrión se implanta en las paredes del útero. Durante este proceso es probable que algunas mujeres presenten un ligero sangrado, algo que simplemente es señal del inicio del embarazo.

La fecha de la implantación suele ser ligeramente anterior a la fecha de tu menstruación. Este sangrado puede estar acompañado por síntomas similares a los de la regla, lo que hace que en ocasiones se confunda con el comienzo del periodo.

Otras causas del sangrado en el embarazo

Más allá del sangrado de implantación, existen otras causas del manchado en el embarazo. Por ejemplo, es posible que sangres después de mantener relaciones sexuales. Lo más habitual es que esto sea causa de una irritación en el cuello uterino.

Aunque no es señal de alarma, lo mejor es consultar con el médico para que compruebe de dónde proviene el problema. Sin embargo, hay que aclarar que las relaciones sexuales en el embarazo no afectan a la salud del bebé, por lo que no están prohibidas, salvo en los casos de embarazo de riesgo cuando el especialista así lo especifique.

El sangrado, sin embargo, puede ser señal de algún problema más grave. Sin ponerte en lo peor, deberá ser tu médico quien descarte alguna de las siguientes posibilidades.

  • Embarazo ectópico. Este tipo de embarazo se da cuando el óvulo fecundado permanece en la trompa de Falopio y no llega al útero. Los síntomas ante esto son dolor abdominal, sangrado y mareos. El embarazo ectópico es muy peligroso para la salud de la madre, así que es fundamental acudir al especialista. Es posible que cause sangrado durante el primer trimestre del embarazo.
  • Aborto espontáneo. Es uno de los sangrados más comunes durante el embarazo, y también de los más temidos por las madres. Es más propicio en el primer trimestre y viene acompañado de dolor abdominal y sangrado con coágulos. Este tipo de aborto puede estar causado por pruebas como la amniocentesis. Por eso, muchas futuras madres optan por alternativas fiables y no invasivas como el test NACE.
  • Desprendimiento de placenta. Es uno de los casos más preocupantes, ya que puede acabar con la vida del bebé o de la madre. Este sangrado es causado por el desplazamiento de la placenta de forma total o parcial de la pared uterina. En estos casos, la intervención de un especialista vuelve a ser fundamental.
  • Embarazo molar. Se produce cuando el útero materno no desarrolla un bebé, sino que desarrolla una masa de tejido anormal que se puede catalogar como tumor benigno de tejido similar a la placenta.

Otro de los motivos de sangrado es que la madre pueda sufrir un cáncer, con lo que debería ir al especialista para ver cómo proceder en este caso. Esto es muy infrecuente y el cáncer suele tener otros síntomas antes de producir sangrados, así es que ante un sangrado es en lo último que se sospecha.

Las infecciones en el cuello uterino o la vagina también pueden ser uno de los motivos de sangrado.

 

Test prenatal no invasivo con resultados en tres días

 

Cómo conseguir un embarazo sano y tranquilo

Como ves, hay diversos tipos de sangrado en el embarazo. Cada uno tiene una causa diferente, y mientras que algunos no deben alarmarte, otros pueden suponer un riesgo para ti y para tu bebé. Ante esto, la recomendación es vigilar el sangrado y acudir al especialista cuanto antes.

¿Quieres disfrutar de tu embarazo con la máxima tranquilidad? Las distintas pruebas durante el embarazo te ayudarán a asegurarte de que tu bebé crece sano y sin problemas. Es una de las principales funciones del test prenatal no invasivo NACE de Igenomix.

Con una sola muestra de sangre, este test permite detectar desde la semana 10 del embarazo la presencia de anomalías genéticas como el síndrome de Down, síndrome de Patau o síndrome de Edwards. Es una prueba sin riesgos para la madre y de alta fiabilidad, mucho más segura que otras alternativas como la amniocentesis.

¿Quieres conocer más sobre esta prueba? Ponte en contacto con nosotros y te informaremos sin compromiso.

Foto: Thomas Van Ardenne (cc)