Piernas cansadas en el embarazo: un síntoma común que puede remediarse

piernas cansadas embarazo

Durante el embarazo se producen muchos cambios físicos en tu cuerpo y algunos de ellos pueden provocarte dolores y molestias en las articulaciones, sobre todo en las inferiores. Uno de los síntomas más habituales relacionados con la gestación, especialmente en el tercer trimestre, son las piernas cansadas en el embarazo.

 

Principales causas de las piernas cansadas en el embarazo

La causa primaria de esta molestia es el peso del bebé. Es tan común que casi todas las mujeres en estado de gestación padecen de dolor o cansancio en las piernas en algún momento del embarazo, aunque puede ser muy variable en cuanto al grado de afectación y el tiempo durante el que se mantienen los síntomas

El peso ejercido por el bebé en el cuerpo de la madre suele provocar una circulación más deficiente de la sangre, a veces incluso aparecen varices, lo que provoca dolores o molestias en las piernas y la sensación de estar muy cansadas. En realidad, es esta falta de fluidez en la circulación sanguínea, sobre todo en los últimos meses del embarazo, lo que, en última instancia, provoca el cansancio en las piernas.

Kit del embarazo

Otras posibles causas que pueden generar o facilitar que te duelan las piernas o te las notes muy cansadas son:

  • Cambios hormonales.
  • Hidratación insuficiente.
  • Exceso del nivel de sodio en el organismo.

 

Lo que puedes hacer para evitar o aliviar las piernas cansadas

Por lo general, el cansancio en las piernas es un problema menor que no suele generar ningún tipo de complicación para tu salud ni la de tu bebé. Pero puede ser muy molesto e interferir en tus tareas cotidianas.

Afortunadamente, existen algunas recomendaciones, consejos y remedios naturales bastante eficaces para prevenir o mitigar este problema.

  • En primer lugar, es fundamental que lleves una buena alimentación: sana, equilibrada, rica en fibra y evitar los alimentos precocinados y con mucha sal.
  • Haz ejercicio físico para facilitar la circulación sanguínea, por supuesto siempre en la medida de tus posibilidades y acorde a tu estado físico. Caminar es una muy buena opción.
  • Otra cuestión básica es hidratarse muy bien, deberías procurar tomar unos dos litros de agua al día.
  • Descansa todo lo necesario, haz el reposo que precises y evita los sobreesfuerzos.
  • Hazte masajes en las piernas con geles y cremas hidratantes y descongestionantes.
  • Siempre que te sea posible, intenta mantener las piernas en alto. Puedes, por ejemplo, colocar un cojín cuando estés sentada en el sofá o tumbada en la cama.
  • Acostúmbrate a no cruzar las piernas cuando estás sentada.
  • Procura dormir sobre el lado izquierdo.
  • Intenta caminar de forma correcta, procurando distribuir el peso de forma uniforme en ambas piernas.
  • Usa siempre calzado cómodo y con poco tacón.

 

Aunque las piernas cansadas o doloridas son un mal muy frecuente en el embarazo y normalmente no tiene importancia, no debes bajar la guardia y mantente siempre atenta a la aparición de otros síntomas adicionales, como formación de coágulos sanguíneos (tromboflebitis). Así que si notas hinchazón en las piernas, enrojecimiento o un dolor demasiado intenso, no te lo pienses y acude a tu médico para verificar que todo vaya bien en tu embarazo.

 

subir

Pin It on Pinterest