¡Mantén los huesos fuertes!

El calcio es importante, no sólo para la formación de los huesos del bebé, sino también para que el desarrollo de su ritmo cardiaco y su capacidad de coagulación sean normales. Por eso es muy importante que durante estos meses la futura madre mantenga sus huesos fuertes previniendo la osteoporosis en el embarazo.

 

¿Por qué se puede desarrollar osteoporosis en el embarazo?

La osteoporosis es una patología que disminuye la masa ósea y deteriora la resistencia de los huesos, o lo que es lo mismo, los debilita convirtiéndolos en más frágiles y quebradizos.

Durante el embarazo el aporte de calcio al bebé para el desarrollo de su esqueleto procede íntegramente de la madre. A lo largo de la gestación éste necesita más calcio progresivamente, siendo especialmente más alta la demanda en el último trimestre, momento en que el feto puede llegar a absorber entre 250 y 250 mg. de calcio al día. Si la ingesta de este nutriente por parte de la gestante es inadecuada o más baja, la consecuencia puede ser una descalcificación de sus huesos que derive en una osteoporosis.

Otro factor a tener en cuenta en la osteoporosis en el embarazo, tal y como recogen varios estudios de la OMS, es que una baja ingesta de calcio en la gestación se asocia a una alta incidencia de hipertensión arterial (se considera baja cuando es menor de 400 mg. de calcio al día que, aproximadamente, son el equivalente a 400 cc. de leche).

La hipertensión arterial es una patología de riesgo durante el embarazo tanto para la madre como para el feto, pues puede evolucionar hacia una preeclampsia. Sin embargo, si la ingesta de calcio diaria es más alta (1 litro de lecha al día o equivalente), la posibilidad de tener tensión arterial elevada disminuye de forma significativa.

 

Tratamientos y síntomas de la osteoporosis en el embarazo

Por suerte, la osteoporosis en el embarazo no es algo común. Entre sus causas, se encuentran:

  • La demanda de calcio por parte del feto.
  • Factores genéticos hereditarios.
  • Una baja ingesta de calcio en la infancia y la juventud.
  • Un índice corporal materno bajo (es decir, bajo peso y talla de la madre).
  • Tratamientos prolongados de corticoides o tabaquismo.

Normalmente, la osteoporosis en el embarazo se presenta en madres primerizas. El síntoma más común es un dolor dorso-lumbar de diferente intensidad. La evolución e intensidad de este dolor depende de cada mujer, siendo habitual que aumente durante el último trimestre del embarazo y la lactancia, y que disminuya e incluso desaparezca tras ésta.

 

Diagnosticar la osteoporosis

Para diagnosticar la osteoporosis en el embarazo es necesario realizar a la futura madre un análisis que muestre los marcadores de remodelación ósea aumentados, así como radiografías de posibles fracturas o aplastamientos en la zona dorso-lumbar.

En caso de determinarse un diagnóstico positivo el tratamiento inicial puede realizarse a través de analgésicos no esteroideos. También se recetarán a la madre suplementos de calcio y vitamina D, que es esencial para absorber este nutriente.

Si la osteoporosis se diagnostica cuando la mujer está en pleno proceso de lactancia, se le aconsejará interrumpirla para recuperar sus índices de calcio normales. En los casos de osteoporosis severa en el embarazo pueden prescribirse medicamentos (bifosfonatos) para conseguir la mineralización del hueso y acelerar la recuperación de la masa ósea perdida.

 

¿Cómo se puede prevenir la osteoporosis en el embarazo?

La osteoporosis en el embarazo es más común en el tercer trimestre y durante la lactancia. Por lo tanto, es en este periodo cuando la embarazada debe controlar más la cantidad de calcio que ingiere. En todo caso cualquier masa ósea perdida durante el embarazo y la lactancia suele ser restaurada en unos meses (aproximadamente seis meses después del destete).

Aún así, y afortunadamente, la naturaleza es sabia y las gestantes absorben mejor el calcio de los alimentos y de los suplementos dietéticos, especialmente en la recta final del embarazo. Además, el embarazo va a asociado a un mayor aumento de la producción de estrógenos, una hormona que también protege los huesos.

 

test prenatal no invasivo en 3 días

 

Llevar una dieta equilibrada y rica en  calcio es básico para prevenir la osteoporosis en el embarazo. Según la Asociación Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS, de sus siglas en inglés) en su página especial Huesos saludables para todas las edades, la ingesta de calcio recomendada para mujeres embarazas o que amamantan es la misma que para cualquier otro adulto en edad reproductiva (1000 mg. al día). También es importante consumir una dosis suficiente de vitamina D para absorber el calcio.

Algunos de los alimentos ricos en calcio son la leche y otros productos lácteos, mariscos y pescados frescos o enlatados, y alimentos enriquecidos con calcio como algunas bebidas (zumos) y cereales. También las verduras (alcachofas, acelgas o espinacas), los frutos secos (especialmente las almendras) y las legumbres (por ejemplo, los garbanzos).

En este listado elaborado por Mapfre encontrarás algunos alimentos con un alto contenido en calcio y la cantidad recomendada para ingerir.

 

IGENOMIXXX

 

Además de cuidar la dieta otros consejos para prevenir la osteoporosis en el embarazo son:

  • Hacer ejercicio. El ejercicio favorece la formación y el desarrollo de los huesos. También mejora la movilidad y la agilidad, y aumenta la fuerza física y la coordinación. Por el contrario, el sedentarismo fomenta la pérdida de masa ósea y  el riesgo de sufrir fracturas y lesiones.
  • Evitar factores que aceleran la pérdida de masa ósea como el alcohol y el tabaco.
  • Mantener cuidados especiales en caso de enfermedades endocrinometabólicas, hepáticas o reumáticas que puedan aumentar la pérdida de masa ósea.
  • Uso de corsés para prevenir roturas. En los casos más severos (y muy poco comunes) de osteoporosis en el embarazo, puede recomendarse a la mujer el uso de protectores de cadera que, en caso de caída, dispersan las fuerzas que se producen sobre la zona de la pelvis disminuyendo el riesgo de fracturas.

 

Por último, y si tu médico así te lo aconseja, los suplementos vitamínicos prenatales también te aportarán una cantidad de calcio importante y suficiente durante este periodo.

 

Asegura un embarazo saludable para ti y tu bebé

Una dieta bien equilibrada y el cumplimiento de todas las pruebas médicas que debes realizarte durante el embarazo será suficiente para asegurar un embarazo sano. ¿Quieres garantizar que tu bebé está naciendo sin anomalías? El test prenatal no invasivo NACE, es una prueba que te permite asegurar que tu bebé está creciendo sin anomalías cromosómicas como, por ejemplo, el síndrome de Down.

El test prenatal no invasivo Nace es totalmente seguro y sin riesgos ni para la mamá ni para el bebé, además te permitirá conocer los resultados en tan solo tres días. ¡Infórmate y garantiza un embarazo tranquilo y feliz!

 

subir
Solicitar información

Pin It on Pinterest