X

Uso de cookies
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información acerca de la forma en que usted interactúa con nuestro sitio web y recordarlo. Usamos esta información para personalizar y mejorar su experiencia de navegación y para realizar análisis y recuento de los visitantes, tanto en este sitio web como a través de otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, así como cambiar su configuración, consulte nuestra Política de Cookies.

Test prenatal no invasivo
teléfono 900 846 500

Las pruebas rutinarias en el embarazo

11 noviembre, 2015
pruebas en el embarazo

Una vez confirmado el embarazo, quedan por delante nueve meses de ilusión, de sorpresas, de preparativos… y también de pruebas. Cada pieza que conforma el calendario de pruebas durante el embarazo es fundamental para conocer el desarrollo de la gestación y para comprobar que todo va e irá bien, tanto para la madre como para el bebé.

Aunque algunas de las pruebas en el embarazo son más específicas, como pueden ser las ecografías, la amniocentesis o el test prenatal no invasivo, existen otras conocidas como pruebas rutinarias.

¿Para qué sirven las pruebas rutinarias en el embarazo?

A lo largo del embarazo tendrás que realizarte unas pruebas conocidas como rutinarias. Estas pruebas tendrán carácter recurrente, ya que se realizan prácticamente de manera constante durante el periodo de gestación, con el fin de asegurar que todo el proceso se desenvuelve de manera correcta y que tu bebé nacerá sano.

Dentro de estas pruebas rutinarias en el embarazo, estas cuatro que comentamos a continuación son las que siempre se deberían realizar. Todas ellas son importantes, ya que te ayudarán a asegurar tu estado de salud y el de tu bebé en un periodo en el que serás más propensa a padecer ciertas afecciones.

  1. Control de peso

El aumento de peso durante el embarazo es uno de los síntomas más conocidos durante este periodo. Pese a que el incremento de peso es algo normal durante el embarazo, hay que controlar que ese aumento se produce de manera correcta, algo que se hace a través de una prueba rutinaria.

Con esto nos referimos a que existen una serie de estándares que marcan cómo debería variar tu peso a lo largo del embarazo, intervalo que siempre dependerá de tu complexión física y del mes de embarazo en el que te encuentres.

Es por eso, y para llevar un correcto control de tu peso, que esta prueba en el embarazo se debería llevar a cabo cada vez que realices una visita a tu especialista. Así te asegurarás de que el aumento de peso va según lo previsto.

Recuerda que, aunque sea normal aumentar de peso, un incremento demasiado brusco puede ser negativo, por lo que es conveniente llevar una dieta adaptada a tu estado y hacer un poco de ejercicio de manera regular, siempre que lo apruebe tu ginecólogo.

  1. Control de la tensión

Al igual que el control de peso, llevar un control de la tensión tiene que ser una de las pruebas rutinarias en el embarazo de carácter constante, por lo que deberías controlar tu tensión cada vez que realices una visita al ginecólogo.

El porqué de la importancia de esta prueba radica en que durante el embarazo es más frecuente que puedas sufrir alteraciones de tensión, llegando incluso a ser hipertensa durante el periodo de gestación.

Lo primero que debes tener claro es en qué valores se movía tu tensión antes de quedarte embarazada, para así poder comparar con las tomas de tensiones que se realizarán durante los nueve meses venideros. Detectar una tensión alta de manera rápida es primordial, ya que si no se detecta a tiempo existe un aumento en el riesgo de sufrir preeclampsia (subida brusca de tensión durante el embarazo), que puede afectar el desarrollo del feto.

calendario de pruebas durante el embarazo
  1. Análisis de sangre y orina

Esta prueba en el embarazo también es rutinaria, aunque en este caso se realiza en cada trimestre del embarazo. Mediante los análisis de orina se detectará la cantidad y presencia de proteínas. Con la analítica sanguínea se puede saber no solo el grupo sanguíneo, sino el nivel de hemoglobina, la posibilidad de anemia, la capacidad inmunitaria o la tolerancia a la glucosa. Todo ello con el fin de prever y poder actuar rápidamente en el caso de defensas bajas o propensión a sufrir ciertos tipos de afecciones más comunes en el embarazo, como puede ser la infección de orina.

  1. Ecografía doppler

Pese a que esta prueba del embarazo puede considerarse como rutinaria, al realizarse de forma repetida, se diferencia del resto porque está especialmente indicada para los embarazos de riesgo. Si éste es tu caso, debes saber que lo idóneo es realizar esta prueba una vez por trimestre. Con la ecografía doppler lo que se pretende es ver si el corazón del bebé funciona de manera correcta, si hay retraso en el crecimiento intrauterino y ver si el flujo sanguíneo que le llega al bebé es correcto.

subir
Logo Igenomix para el calendario chino bebé

Pin It on Pinterest