Hipoglucemia en el embarazo: qué es, causas, síntomas y consejos

hipoglucemia en el embarazo

La hipoglucemia en el embarazo se caracteriza por las bajadas de azúcar en sangre que suelen suceder cuando la mujer embarazada está en ayunas o tiene el estómago vacío. Es más frecuente a primera hora de la mañana o de la tarde y es algo muy común que les sucede a muchas mujeres. Aunque puede provocar molestias a la madre, no afecta al bebé.

 

¿Por qué se produce la hipoglucemia durante el embarazo?

La hipoglucemia en el embarazo está asociada generalmente a los cambios hormonales. En realidad, no es más que una bajada, normalmente puntual y pasajera, de los niveles de azúcar en sangre considerados normales. Por lo general, se considera que existe hipoglucemia cuando los valores de sangre en ayunas son inferiores a 70 mg/dl.

New call-to-action

La hipoglucemia no debe confundirse con la diabetes gestacional, un problema algo más complicado y que necesita de cuidados médicos más específicos, ya que es un  tipo de diabetes que aparece durante el periodo del embarazo y que provoca un alto nivel de azúcar en la sangre por variaciones en la producción de insulina, que es la hormona que genera el páncreas para ayudar a eliminar la glucosa.

 

Síntomas de hipoglucemia

Los síntomas más habituales que caracterizan los periodos de hipoglucemia durante el embarazo son:

  • Cansancio excesivo sin motivo aparente.
  • Sensación de hambre.
  • Náuseas.
  • Mareos.
  • Vértigos.
  • Temblores en las extremidades.
  • Sudoración o transpiración abundante.
  • Palpitaciones.
  • Palidez.
  • Desfallecimiento.

De forma mucho menos frecuente, algunas mujeres embarazadas pueden notar: ansiedad e irritabilidad, dolores de cabeza, visión borrosa o problemas de concentración.

 

Consejos para evitar la hipoglucemia y los mareos en el embarazo

  • Evita los factores de riesgo: aumento de peso excesivo, llevar una mala alimentación, dejar pasar demasiado tiempo entre comidas o realizar ejercicio físico demasiado duro o muy exigente.
  • Realiza comidas frecuentes, equilibradas y ligeras(entre 5 o 6 comidas diarias)
  • Ingiere mucha fruta y verdura.
  • No permanezcas en ayunas especialmente al levantarte y acostúmbrate a hacer un buen desayuno.
  • Aumenta la ingesta de hidratos de carbono de absorción lenta: frutos secos, harinas integrales, cereales, legumbres, patata y arroz. Dicho aumento debe ser moderado, ya que el exceso podría provocar sobrepeso.
  • Duerme con las piernas en alto y preferentemente sobre el lado izquierdo. De esta forma evitarás que el útero comprima la vena cava inferior, impidiendo el retorno fluido de la sangre al corazón.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura.
  • Trata de no permanecer mucho tiempo en lugares calurosos o donde haya mucha aglomeración de gente.
  • Cambia de postura con frecuencia.
  • Mantén una buena hidratación (1.5/2L de agua al día).
  • Para evitar riesgos, al menor síntoma de hipoglucemia debes dejar de hacer cualquier actividad de riesgo como conducir o cualquier actividad que pueda provocarte una caída.

 

Para tu tranquilidad, te diremos que no existe ningún estudio que determine que la hipoglucemia pueda afectar a la salud del bebé. Por lo general, solo provoca molestias leves y pasajeras en la madre. Lo que sí podría afectar tanto a tu futuro hijo como a ti misma es una caída o un accidente tras un mareo, de ahí que debas extremar las precauciones.

 

New call-to-action
subir

Pin It on Pinterest