X

Uso de cookies
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información acerca de la forma en que usted interactúa con nuestro sitio web y recordarlo. Usamos esta información para personalizar y mejorar su experiencia de navegación y para realizar análisis y recuento de los visitantes, tanto en este sitio web como a través de otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, así como cambiar su configuración, consulte nuestra Política de Cookies.

Test prenatal no invasivo
teléfono 900 846 500

Dieta para diabetes gestacional: recomendaciones y cuidados

dieta diabetes gestacional

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo aparece durante el periodo del embarazo y provoca un alto nivel de glucosa en la sangre. Esto sucede porque en esta etapa la insulina, que es la hormona que genera el páncreas para ayudar a eliminar la glucosa, no se produce de igual forma que cuando no estás embarazada.

Por lo tanto, los niveles azúcar en sangre no se pueden mantener de forma adecuada.

 

Diabetes en el embarazo: Índice de contenidos

 

¿Qué es la diabetes gestacional?

Se conoce como diabetes gestacional a la presencia de glucemia alta que empieza o se diagnostica por primera vez durante el embarazo. Las mujeres de más de 25 años con antecedentes familiares de la enfermedad, con hipertensión arterial o con sobrepeso antes de la gestación son las que tienen más riesgo de padecerla.

DESCARGAR

Según los Institutos de Salud de EEUU, aunque la diabetes gestacional puede debutar sin causar molestias, algunas futuras mamás pueden experimentar diabetes gestacional con los siguientes síntomas:

  • visión borrosa
  • fatiga
  • infecciones frecuentes, entre ellas las de vejiga, vagina y piel;
  • aumento de sed
  • incremento de la micción o náuseas y vómitos
  • pérdida o aumento de pesoLas razones por las que la diabetes aparece son desconocidas, pero se sabe, como indican los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (EEUU) , que

Se inicia cuando el cuerpo no puede producir ni utilizar toda la insulina que se necesita para el embarazo. Sin una cantidad suficiente de la misma, la glucosa no puede ser transportada al interior de la célula, convertirse en energía y reducirse en la sangre. El nivel de glucosa sube porque se acumula en la sangre. Esto se llama hiperglucemia.

¿Cómo saber si tengo diabetes gestacional?

Normalmente debuta en la mayoría de los casos en la mitad del embarazo. De ahí que todas las futuras mamás se sometan a una prueba oral de tolerancia a la glucosa entre las semanas 24 y 28 para detectar su presencia. Las mujeres que tengan factores de riesgo de este tipo de diabetes deben hacerse el chequeo antes.

Los síntomas de la diabetes gestacional no siempre se perciben a simple vista, por lo que los médicos recurren a los análisis de sangre rutinarios que se realizan para controlar la salud de la mamá.

Además, se realiza la mencionada prueba de tolerancia a la glucosa entre las semanas 24 y 28 de embarazo, que podrá detectar este tipo de enfermedad.

Pruebas para detectar la diabetes en el embarazo

Riesgos de la diabetes en el embarazo

Si la diabetes en el embarazo no se trata adecuadamente, puede tener consecuencias muy serias tanto para la mamá como para el bebé.

La diabetes gestacional mal controlada puede ocasionar un exceso de peso en el bebé al nacimiento (4 kilos o más), así como hiperglucemia en tu futuro hijo.

Aunque tu páncreas trabaja mucho más para producir insulina, no logra disminuir los niveles de glucosa en la sangre del bebé porque, al contrario que la glucosa y otros nutrientes, la insulina no pasa por la placenta.

De esta manera, la hiperglucemia en la embarazada provoca hiperglucemia en el bebé. Entonces, el páncreas del feto produce más insulina para compensar el exceso de glucosa. El resultado es que el bebé recibe más energía de lo necesario, que se acumula en forma de grasa, y contribuye a aumentar su crecimiento.

Otras posibles consecuencias de esta enfermedad son lesiones en el momento del parto, que se deben al exceso de tamaño del bebé. También existe mayor riesgo de sufrir diabetes en el futuro.

Los bebés con exceso de insulina tienen más riesgo de ser obesos y desarrollar diabetes mellitus tipo II en la adolescencia y en la edad adulta.

Asimismo, se han descrito otras posibles consecuencias, como un mayor riesgo de hipocalcemia (niveles bajos de calcio en sangre), ictericia neonatal (coloración amarillenta en la piel y la esclerótica del ojo) por un exceso de bilirrubina en la sangre (pigmento que crea el organismo durante el reciclaje de los glóbulos rojos viejos), entre otros problemas.

 

Dietas para diabetes gestacional

Para mantener el nivel de glucosa en sangre bajo control y que no se dispare, sigue las siguientes indicaciones durante tu embarazo.

  • Debes llevar una dieta sana y equilibrada, adecuando la cantidad calórica de los alimentos que tomas para cada día. Si sigues este tipo de dieta, el nivel de azúcar en sangre se mantendrá estable. Debes realizar tres comidas al día de una forma equilibrada, y hacer dos tentempiés a mitad mañana y tarde, para que no se produzcan las hipoglucemias, causadas cuando pasas mucho tiempo sin ingerir alimentos. En muchas ocasiones se aconseja, que incluso se hagan hasta 6 comidas al día en cantidades pequeñas y que por lo tanto ingieras alimentos cada 2 o 3 horas.
  • Es importante que evites alimentos que incorporen en su composición los azucares simples, como puede ser la bollería, dulces o refrescos con azúcar como la Coca-Cola o la gaseosa. Este tipo de azúcar hace que el nivel de glucosa en sangre suba con mucha rapidez.
  • No debes realizar dietas fuertes o muy restrictivas, porque pueden ser peligrosas para el bebé y no le podrás ofrecer todos los nutrientes necesarios.
  • La dieta debe ser moderada en grasas y proteínas, y con niveles de hidratos de carbono controlados a través de la ingesta de frutas, verduras y carbohidratos complejos (pan, cereales, arroz y pasta).
  • Se deben reducir, a su vez, bebidas gaseosas, zumos de fruta y pastas dulces, por su alto contenido en azúcar. Es importante hacer tres comidas al día, entre pequeñas y moderadas, junto con uno o dos refrigerios que no se deben saltar para mantener los niveles óptimos de glucemia.
  • Hay que vigilar las cantidades y las porciones de los alimentos (grasa, proteína y carbohidratos) cada día y no “comer para dos”, ya que se estima que una mujer embarazada necesita aproximadamente 300 Kcal extras al día.
  • La práctica de ejercicio diario sin tener que realizar grandes esfuerzos es una de las ‘reglas de oro’ para controlar la diabetes.

Si mediante la dieta y el ejercicio no se consiguen los objetivos,  puede ser necesario que tu médico te recete un tratamiento para la diabetes gestacional a partir de fármacos orales o insulina.

menu-de-dieta-para-diabetes-gestacional

Alimentos recomendados

Alimentos ricos en fibra como son la fruta, verduras, legumbres, o los panes y pastas integrales son muy buenos. Debes incluir las proteínas animales y evitar en la medida de lo posible las grasas. Los lácteos son un alimento imprescindible en el embarazo ya que te aportan calcio en gran cantidad y de forma natural.

Otro de los puntos importantes para que la diabetes gestacional no afecte ni a la mamá ni al bebé es realizar ejercicio de forma moderada pero diariamente. Es aconsejable, que se realice un paseo o una actividad después de cada comida, porque es en este espacio de tiempo cuando más sube el azúcar.

Tu menú para la diabetes gestacional

Para que puedas llevar el embarazo con diabetes gestacional de la forma más fácil posible, te vamos a dar un ejemplo de dieta gestacional, pero ten en cuenta que siempre prevalecerá la dieta que te aconseje tu médico.

  • Desayuno: Puedes tomar leche, yogur, tostadas con pan integral o cereales integrales.
  • Almuerzo y merienda: Una pieza de fruta o algún tipo de hidrato complejo como puede ser el pan integral, una ración de lácteos.
  • Comida y cena: Puedes tomar una ración de proteína como puede ser la carne, pescado o huevo, acompañado de una ración de verduras. También puedes optar por una ración de legumbres.

Debes recordar que no debes ingerir alimentos crudos y siempre cocinarlos a temperaturas altas. Debes lavar siempre muy bien la fruta y la verdura para evitar bacterias y parásitos que pueden producir la toxoplasmosis.

¿Cómo controlar la diabetes gestacional después del embarazo?

Una vez ha nacido el bebé, la mamá que ha padecido la diabetes gestacional, se debe realizar controles anuales, para ver cómo está funcionado su metabolismo. En ocasiones suele quedar alguna secuela que se puede solucionar con dieta. Si sufres sobrepeso, deberás perder los kilos sobrantes, para que la diabetes no se complique, con una dieta sana y equilibrada y con ejercicio.

¿Quieres conocer las distintas pruebas a las que deberás someterte durante el embarazo para asegurarte de que todo va bien? Descarga gratis nuestro calendario de pruebas en el embarazo y visita la web del test prenatal no invasivo NACE para descubrir todo lo que necesitas saber para la detección de anomalías genéticas en el embarazo.

DESCARGAR
subir
Logo Igenomix para el calendario chino bebé

Pin It on Pinterest