X

Uso de cookies
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información acerca de la forma en que usted interactúa con nuestro sitio web y recordarlo. Usamos esta información para personalizar y mejorar su experiencia de navegación y para realizar análisis y recuento de los visitantes, tanto en este sitio web como a través de otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, así como cambiar su configuración, consulte nuestra Política de Cookies.

Hipertiroidismo en el embarazo: todo lo que necesitas saber

23 noviembre, 2018
hipertiroidismo en el embarazo

La tiroides es una glándula localizada en la base del cuello, justo delante de la tráquea, de gran importancia para el organismo, puesto que su principal función es regular el metabolismo, desempeñando también un papel importante en la reproducción y fertilidad de la mujeres. En este artículo te vamos a ofrecer la información más importante sobre el hipertiroidismo en el embarazo.

 

Principales disfunciones del tiroides

El funcionamiento anormal de la glándula tiroides afecta con mayor frecuencia a las mujeres en comparación con los hombres, pudiendo ser de dos tipos:

  1. Hipertiroidismo. Se trata de una excesiva actividad de la glándula tiroidea, provocando la producción de una cantidad muy elevada de hormonas tiroideas y, en consecuencia, una aceleración del metabolismo.
  2. Hipotiroidismo. Es la disfunción contraria, una producción insuficiente de hormonas tiroideas por parte del organismo que causa una excesiva ralentización del metabolismo.

 

Prevalencia del hipertiroidismo en el embarazo y sus síntomas

Aunque no es una alteración demasiado frecuente, algunas embarazadas (se estima que aproximadamente 2 de cada 1.000) presentan una actividad excesiva de la tiroides. Esto implica que pueden desarrollar hipertiroidismo normalmente entre el tercer y el quinto mes de embarazo.

¿Qué puede notar si tengo hipertiroidismo?

Los principales síntomas de hipertiroidismo son:

  • Taquicardias.
  • Pérdida de peso.
  • Temblores.
  • Disfunciones intestinales.
  • Excesiva intolerancia al calor.
  • A nivel emocional puedes notar decaimiento y tristeza.
calendario de pruebas durante el embarazo

La otra posible alteración de la glándula tiroides: el hipotiroidismo, que es la ralentización de la actividad tiroidea, tiene una frecuencia mayor en las futuras mamás, entre un 2 y un 4%, y algunos de sus síntomas son parecidos a los que se producen en el hipertiroidismo, como la sensación de agotamiento o el decaimiento. También se suele producir un aumento de peso, algo absolutamente normal en casi todas las embarazadas, lo que dificulta la detección de la anomalía.

 

Posibles complicaciones de las alteraciones del tiroides

Tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden afectar negativamente a la salud de las mujeres embarazadas y del bebé. Estas son las complicaciones más frecuentes:

  • Aumento del riesgo de aborto espontáneo.
  • Riesgo de parto prematuro como consecuencia del descolgamiento de la pared interna del útero antes de que nazca el bebé (desprendimiento prematuro de la placenta).
  • Anemia.
  • Infecciones.
  • Preeclampsia (tensión alta en el embarazo).
  • Problemas en el futuro desarrollo y aprendizaje del niño.

 

Diagnóstico y tratamiento del hipertiroidismo

Debido a las repercusiones que puede tener en la salud de la madre y el bebé es recomendable revisar el funcionamiento del tiroides, especialmente si la mujer embarazada o que proyecta estarlo pronto presenta determinados síntomas o tiene antecedentes familiares con este problema.

Para realizar un diagnóstico certero del hipertiroidismo y otros problemas de tiroides el especialista médico debe realizar diversas pruebas, como la toma de la presión arterial, el control de la frecuencia cardíaca o la revisión del tamaño de la tiroides. Otra prueba fundamental es la realización de análisis de sangre para detectar los valores de un hormona producida por la hipófisis denominada tireotropina (TSH), puesto que si salen alterados indican que la tiroides no está funcionando correctamente.

¿Qué tratamientos existen para el hipertiroidismo en el embarazo?

Si las pruebas señalan que la glándula tiroides está trabajando a un ritmo mayor o menor de lo normal, será el médico el que determina si es necesario seguir un tratamiento específico (por lo general farmacológico) o si es suficiente con realizar controles periódicos (por lo general, cada 6 u 8 semanas).

 

¿Puedo quedarme embarazada si sufro problemas de tiroides?  

Si tienes sospechas de hipertiroidismo o hipertiroidismo o ya te han hecho un diagnóstico previo, no tiene por qué interferir en el curso normal de tu embarazo ni perjudicar la salud del bebé. Pero eso sí, es imprescindible un estricto control médico y recibir el tratamiento adecuado.

 

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

subir
Logo Igenomix para el calendario chino bebé

Pin It on Pinterest