X

Uso de cookies
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información acerca de la forma en que usted interactúa con nuestro sitio web y recordarlo. Usamos esta información para personalizar y mejorar su experiencia de navegación y para realizar análisis y recuento de los visitantes, tanto en este sitio web como a través de otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, así como cambiar su configuración, consulte nuestra Política de Cookies.

Test prenatal no invasivo
teléfono 900 846 500

Embarazo y trabajo: cómo compaginarlos de manera saludable

12 abril, 2017
embarazo-y-trabajo

Embarazo y trabajo no están reñidos. Sin embargo, es posible que en algún momento de su vida,  una mujer deba evaluar su trabajo y las condiciones en que éste se realiza para valorar los riesgos que ciertas actividades implican para su ciclo reproductivo, su capacidad para quedarse embarazada o el desarrollo del feto.

 

¿Cómo puede afectar el trabajo a tu embarazo?

Hoy en día casi todas las mujeres deciden compaginar en la medida de lo posible embarazo y carrera profesional.  De hecho, algunas trabajan hasta días antes del parto ya que  estar ocupadas y realizar los cambios mínimos en su rutina puede ser positivo para afrontar esta nueva etapa con mayor tranquilidad.

Aún así es fácil que durante el último trimestre la mujer esté más incómoda en su puesto de trabajo y que debido a los cambios físicos de su cuerpo, la embarazada se encuentre más cansada. También puede suceder que una mujer tenga que guardar reposo continuo durante toda la gestación o que deba acogerse a una baja laboral por indicación médica al existir riesgos para su salud o la de su bebé.

Algunos de los casos en los que los médicos pueden recomendar un reposo continuado como sinónimo de incompatibilidad entre embarazo y trabajo son:

  • Abortos espontáneos previos
  • Riesgo de parto prematuro
  • Embarazos múltiples
  • Presión arterial alta, preemclampsia o placenta baja
  • Si el bebé no se está desarrollando correctamente

En todo caso para compaginar embarazo y trabajo es básico tener en cuenta estos puntos:

  1. Los trabajos que requieren esfuerzo físico como levantar o empujar peso aumentan las probabilidades de tener problemas durante el embarazo.
  2. Los trabajos que requieren pasar muchas horas sentados pueden causar inflamación en piernas, empeoramiento de los hábitos de higiene postural y lesiones en la parte baja de la espalda asociadas, también, al aumento de peso propio de la gestación.
  3. Aquellas tareas que exigen contacto con productos químicos (plomo, mercurio, pesticidas o disolventes) pueden poner en riesgo la salud de la madre y del bebé, por lo que deben evitarse al máximo.
  4. Lo mismo ocurre si en el trabajo hay exponerse a factores biológicos de riesgo para la salud como infecciones causadas por virus, bacterias, hongos o parásitos.
  5. Por último, los estados de ansiedad y/o estrés se relacionan con el bajo peso al nacer del bebé y aumentan el riesgo de parto prematuro.

 

Test prenatal no invasivo con resultados en tres días

Consejos prácticos para compaginar embarazo y trabajo de manera saludable

A los consejos habituales para hacer tu gestación más saludable (cuidar alimentación, eliminar hábitos tóxicos, hacer ejercicio moderado y regular, descansar, eliminar riesgos ambientales, etc.) podemos añadir otros consejos vinculados directamente con la relación embarazo y trabajo. Entre ellos destacamos:

 

Mejora la ergonomía de tu entorno laboral

Durante el embarazo es normal ganar peso y que esto afecte a tu equilibrio, a tus articulaciones (que tienden a debilitarse) y a los músculos. Busca la forma de sentirte cómoda ya que así disminuirás tu sensación de cansancio y la probabilidad de sufrir lesiones. Por ejemplo, al sentarte, coloca una almohada en la parte baja de la espalda para reducir los dolores lumbares.

 

Evita estar mucho tiempo en la misma posición

Camina distancias cortas varias veces al día, utiliza un calzado cómodo y alterna la realización de tareas sentada y de pie. Así evitarás la hinchazón en articulaciones y piernas.

 

Intenta tener a mano siempre refrigerios

Elimina en lo posible bebidas como café o té, hidrátate suficiente y acude al baño con frecuencia para evitar retener líquidos.

 

Si trabajas en el exterior protégete del sol y del calor

La exposición prolongada a temperaturas altas puede ser perjudicial para la madre y para el feto.

 

Toma las medidas de seguridad necesarias y asesórate

Utiliza guantes, protecciones especiales y equipos de seguridad cuando sea necesario. Pide asesoramiento a tu médico especialmente si manipulas ciertas sustancias tóxicas o agentes biológicos. También si trabajas por turnos, si realizas jornadas muy largas o si tu actividad requiere un importante esfuerzo físico o pasar muchas horas de pie o caminando. Si trabajas con niños pequeños, personas enfermas o animales también deberás adoptar algunas medidas para compaginar embarazo y trabajo sin riesgo.

 

Los riesgos laborales para embarazadas tienen que estar contemplados en tu empresa y en ellos se reconoce:

  • El derecho adaptar tu espacio de trabajo y tareas a tu nueva situación.
  • La reasignación a un nuevo puesto en caso de que la madre o su futuro hijo corran riesgos derivados directa o indirectamente de su ocupación.

Pide ayuda a tus compañeros y superiores cuando sea necesario.

 

Algunos de los derechos que debes saber para compaginar embarazo y trabajo

Para compaginar embarazo y trabajo será importante que tanto la empresa como la trabajadora establezcan una serie de acuerdos para intentar hacer una previsión o reorganización de tareas en el caso que sea necesario. A continuación te explicamos algunas cosas que debes saber:

  • No existe obligación de comunicar a la empresa que la trabajadora está embarazada aunque es conveniente hacerlo pronto.
  • Las autónomas tienen derecho a baja por maternidad. Para ello es necesario haber cotizado al menos 180 días en los últimos 7 años o 360 días a lo largo de su vida laboral.
  • Las trabajadoras pueden ausentarse de su puesto de trabajo en ocasiones, para la realización de exámenes prenatales, visitas médicas o clases de preparación al parto que se realicen coincidiendo con su jornada laboral.
  • Si el puesto de trabajo supone un riesgo para el embarazo la trabajadora puede solicitar a su empresa un cambio de tareas equivalente. Este derecho prevalece si durante la lactancia sigue existiendo riesgo para la madre o para el bebé.
  • La baja de maternidad puede alargarse cuando un bebé debe ser hospitalizado. El tiempo máximo de ampliación es de 13 semanas.
  • La posibilidad de unir todas las horas de lactancia y sustituirlas por días de baja maternal depende de tu convenio laboral y del acuerdo al que llegues con tus superiores o con tu empresa.

 

Embarazo y trabajo sin agobios

En muchas ocasiones trabajar durante el embarazo puede resultar agobiante y estresante ya qué además del cansancio físico, es normal que durante el embarazo se planteen muchas dudas y esto provoque intranquilidad. Para poder disfrutar de un embarazo sin estrés es recomendable realizarse todas las pruebas necesarias para garantizar que el bebé está creciendo sano.

El Test Prenatal Nace es una prueba no invasiva que permite saber si el bebé está creciendo con alguna anomalía cromosómica. Es test se recomienda a todas las mujeres mayores de 35 años y a aquellas cuya gestación se ha conseguido mediante técnicas de fecundación in vitro. Permite la detección de anomalías en los cromosomas 21, 18 y 13 (síndromes de Down, Edwards y Patau) y en los cromosomas sexuales X e Y. Además,  se realiza con un análisis de sangre similar a una extracción convencional. ¡Infórmate!

 

subir
Logo Igenomix para el calendario chino bebé

Pin It on Pinterest