Quiero ser madre aunque no tengo pareja

14 Febrero, 2018 ,
madre soltera

Tener un hijo es un gran desafío y las mujeres que deciden hacerlo en solitario han meditado mucho esta decisión y están perfectamente preparadas para ello. De hecho, gracias a las técnicas de reproducción asistida, cada vez son más las mujeres que optan por ser madre soltera y construir su propia familia sin tener una pareja estable.

 

¿Ha llegado mi momento de ser madre? Un nuevo modelo de familia

Retrasar la maternidad es cada vez más habitual por cuestiones personales, profesionales y sociales. Muchas mujeres priorizan durante un tiempo su carrera profesional y, cuando se ven preparadas para la maternidad, no tienen pareja; otras no han encontrado a la persona con la que desean dar el paso de formar una familia; y otras, de forma totalmente consensuada y meditada, deciden afrontar la maternidad en solitario. En los tres supuestos es habitual que la mujer se pregunte si realmente es su momento para ser madre. Pero, ¿cómo saberlo? ¿Cuándo es buen momento para tomar una decisión tan importante?

Al igual que al hacerlo en pareja, decidir ser madre soltera está vinculado a la situación emocional y personal, y tomar la determinación debe asociarse a un deseo real y a presiones sociales. De hecho, tú misma sabrás si realmente quieres tener un hijo y si es buen momento para ello.

Aún así, antes de tomar esta importante decisión, conviene reflexionar sobre algunos aspectos importantes como si cuentas con el apoyo de tu familia y si tienes cierto respaldo económico, no sólo para afrontar el tratamiento de fertilidad, sino también para la crianza del bebé.

 

Inseminación Artificial y Fecundación in Vitro: técnicas de reproducción asistida para ser madre soltera

Según la Sociedad Española de Fertilidad cada año más de 1.500 mujeres sin pareja se someten a técnicas de fertilidad para ser madres solteras. Las cifras se han duplicado en los últimos años y uno de los motivos de este aumento es el desarrollo de técnicas de reproducción asistida que ofrecen más garantías de éxito y a precios más asequibles.

Las principales técnicas para ser madre soltera son la inseminación artificial (IA) y la Fecundación in Vitro (FIV). En ambos casos se utilizará esperma de un donante anónimo procedente de un banco de donantes y, previamente, se realizará a la paciente un examen para evaluar su fertilidad y una inducción a la ovulación (estimulación ovárica) para conseguir el mayor número de gametos y de mayor calidad.

De las dos técnicas de reproducción asistida para ser madre soltera, la inseminación artificial es la más sencilla pues se realiza cuando la mujer no tiene problemas de fertilidad. La técnica consiste en la colocación de una muestra de semen, previamente preparada en el laboratorio, en el interior del útero de la mujer con el fin de incrementar el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de fecundación del óvulo. De esta manera se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo y se facilita el encuentro entre ambos.

La FIV, por su parte, permite la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio (in vitro) para obtener embriones ya fecundados y transferirlos al útero materno. La fecundación de los óvulos puede llevarse a cabo mediante técnica de FIV convencional o mediante Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI), siendo más común la segunda pues se garantiza una fecundación del óvulo más rápida y efectiva.

 

¿Cubre la Seguridad Social el tratamiento para ser madre soltera?

Según la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción asistida cualquier mujer mayor de edad y con plena capacidad puede utilizar las diferentes técnicas de reproducción asista para convertirse en madre independientemente de su estado civil y su orientación sexual.  Sin embargo, que la Seguridad  Social cubra o no un tratamiento de fertilidad para ser madre soltera depende del Servicio de Salud Pública de cada Comunidad Autónoma.

 

test prenatal no invasivo en 3 días

 

En todo caso, y en aquellas Comunidades donde el tratamiento si esté cubierto, se tendrán en cuenta también otros aspectos, entre ellos la edad de la futura madre (menos de 40 años para la Fecundación in Vitro y menos de 38 para la inseminación artificial) y su estado de salud reproductiva (sus óvulos y al menos una de sus trompas deben ser funcionales). Los intentos también están limitados: 4 para inseminación artificial y 3 para fecundación in vitro.  Aún así, la mujer puede recurrir a otras técnicas para ser madre soltera (ovodonación o adopción de embriones) aunque siempre en centros o clínicas privadas.

Por último, no podrán acceder a tratamientos reproductivos de la Seguridad Social para ser madre soltera aquellas mujeres que, en su momento, se sometieron a una ligadura de trompas y ahora desean revertir la operación.

 

Garantiza un embarazo seguro siendo soltera

Tanto si vas a ser madre soltera como si no, necesitas garantizar que tu bebé está creciendo sin ninguna anomalía genética, de esta forma podrás llevar un embarazo más tranquilo y sin agobios. ¿Quieres saber cómo asegurarte sin riesgos? Con el Test Prenatal No invasivo NACE podrás detectar diferentes anomalías como el Síndrome de Down o síndrome de Patau con una única muestra de sangre del brazo. Descubre el test prenatal más seguro del mercado y disfruta de un embarazo seguro.