X

Uso de cookies
Este sitio web almacena cookies en su ordenador. Estas cookies se utilizan para recopilar información acerca de la forma en que usted interactúa con nuestro sitio web y recordarlo. Usamos esta información para personalizar y mejorar su experiencia de navegación y para realizar análisis y recuento de los visitantes, tanto en este sitio web como a través de otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, así como cambiar su configuración, consulte nuestra Política de Cookies.

Test prenatal no invasivo
teléfono 900 846 500

Medicamentos en el embarazo: ¿cuándo puedes tomarlos?

17 Marzo, 2016 ,
medicamentos en el embarazo

Tomar medicamentos en el embarazo puede ser dañino para el bebé, ya que la mayoría atraviesa la placenta y, por lo tanto, las sustancias químicas pueden llegar al feto y ser perjudiciales para su desarrollo.

Pero por mucho que te cuides durante tu embarazo, a veces es inevitable enfermar. Algunas condiciones que normalmente habrían pasado desapercibidas, como un breve episodio de fiebre, cobran una curiosa importancia durante este periodo. Aunque muchas mamás sepan que no es motivo de alarma, hay una pregunta que se repite a la hora de plantear cómo tratarlas: ¿qué medicamentos se pueden tomar en el embarazo?

Como norma general, se debe evitar tomar cualquier tipo de medicación en el embarazo, ya sea farmacéutica, homeopática o incluso natural. Pese a esta norma, será el médico quien determine cualquier prohibición o quien recete cualquier medicamento en caso de que sea necesario. Si se toman medicamentos en el embarazo sin la prescripción médica y sin la dosis indicada para que no sea perjudicial para el bebé, podemos encontrar el efecto teratógeno, que puede producir anomalías o malformaciones congénitas.

 

Medicamentos en el embarazo: ¿puedes tomarlos durante el periodo de gestación?

Como hemos comentado anteriormente es mejor evitar cualquier tipo de medicamento durante el embarazo, pero debes tener en cuenta que si se da el caso de una dolencia grave o infección durante este periodo debes acudir al médico, y si él lo ve necesario, realizará la prescripción del medicamento necesario en la dosis indicada para que afecte en lo mínimo posible al bebé.

En muchas ocasiones, y por la preocupación que provoca la toma de medicamentos en el embarazo, las mamás dejan de tomar cualquier tipo de medicamento aunque se lo haya prescrito el médico. Esta acción puede ser contraproducente, ya que la dolencia o patología en sí también puede afectar al bebé si no se trata de manera adecuada y a tiempo.

 

¿En qué etapa conlleva más riesgo la toma de fármacos para el bebé?

Es en el primer trimestre del embarazo, cuando el bebé empieza a desarrollarse, el momento en el que éste es más sensible a las sustancias químicas que puede tomar la futura mamá. Es por esto que si el médico no te ha prescrito ningún medicamento, deberás evitar su ingesta. En el primer trimestre de embarazo se empiezan a formar todos los órganos del bebé y por esta razón los medicamentos pueden afectar en una mayor medida al desarrollo de los mismos.

Debes tener en cuenta que el primer trimestre del embarazo es en el que más peligro existe, pero nunca desaparece el riesgo en los siguientes dos trimestres. El bebé sigue su proceso de desarrollo durante las 38 o 42 semanas del periodo de gestación y durante todas ellas se debe evitar ingerir sustancias nocivas.

 

 

¿Hay medicamentos seguros para el embarazo?

Se han realizado numerosos estudios de seguridad en fármacos durante el periodo del embarazo, como el de la Food and Drug Administration en Estados Unidos. Esta asociación ha realizado una clasificación donde agrupa en varias categorías los medicamentos según el mayor o menor riesgo que conllevan para el bebé. Podemos encontrar los distintos tipos de medicamentos:

 

Medicamentos tipo A

Pueden tomarse con total tranquilidad en el embarazo. Los mismos han sido probados en futuras mamás y no han ocasionado ningún riesgo en los bebés. En este grupo de medicamentos se encuentran algunos fármacos como los siguientes:

  • Ácido ascórbico
  • Calcio, excepto Acetato
  • Ácido Fólico
  • Hierro (II) Gluconato
  • Potasio

 

Medicamentos tipo B

Pueden tomarse con cierta seguridad. Estos fármacos se han probado en animales y no han demostrado efectos secundarios. Algunos de estos estudios incluso se realizaron en mujeres embarazadas, sin que aparecieran resultados adversos. Incluyen medicamentos como los siguientes:

  • Algunos antibióticos, como la amoxicilina
  • Ondansetron, para la náusea
  • Metaformina, para la diabetes
  • Algunas clases de insulina

 

Medicamentos tipo C

Este tipo debe intentar evitarse, ya que no son suficientes los diferentes estudios que se han realizado y por lo tanto no se puede garantizar la seguridad de los mismos. Se deben administrar en momentos puntuales, cuando el beneficio sea más grande que el peligro que puede ocasionar en el bebé y siempre que sean formulados por un médico.

  • Fluconazole, para las infecciones por cándida
  • Albuterol, para el asma
  • Sertaline o Fluoxetina, para la depresión

 

Medicamentos tipo D

Estos fármacos se deben evitar ya que hay estudios que demuestran que pueden ocasionar el efecto teratógeno. Solo se debe tomar este tipo de medicamentos en contadas excepciones que indicará el médico. Los medicamentos de tipo D incluyen:

  • Paroxetina, para la depresión
  • Litio, para el trastorno bipolar
  • Fenitoína, para las convulsiones epilépticas
  • Algunas quimioterapias

 

Medicamentos tipo X

Estos medicamentos demuestran efectos nocivos para el bebé. Los estudios en seres humanos o animales han demostrado que, en caso de utilización, los bebés pueden sufrir daños, y no existe una situación que haga que valga la pena su receta. Por ello no se deben administrar en ninguna etapa del embarazo. Entre los medicamentos de este grupo se encuentran:

  • Isotretinoína, para el acné quístico
  • Talidomida

 

 

¿Cómo saber si tu bebé crece sano?

La preocupación sobre qué medicamentos se deben o no se deben tomar es sólo una muestra de las muchas inquietudes que comparten las mujeres embarazadas. Las revisiones rutinarias y las distintas pruebas que se suceden durante el embarazo garantizan tu tranquilidad, aunque también causan cierta ansiedad ante la espera de los resultados.

¿Buscas una prueba rápida y fiable para saber si tu bebé crece sano? Con el Test Prenatal No Invasivo NACE puedes conseguirlo. Esta prueba se realiza a partir de una muestra de sangre extraída de la madre, gracias a la cual se puede analizar el ADN fetal. Con ello se descartan anomalías genéticas como el síndrome de Down, el síndrome de Patau o el síndrome de Edwards. Los resultados se obtienen en apenas tres días laborables desde la recepción de la muestra y con alto grado de fiabilidad.

¿Te interesa esta prueba? Ponte en contacto con nosotros y pide más información sin compromiso.

 

 

subir
Logo Igenomix para el calendario chino bebé

Pin It on Pinterest