Varices vulvares en el embarazo: ¿por qué aparecen y cómo evitarlas?

varices vulvares en el embarazo

Las varices vulvares, localizadas en la zona genital, son frecuentes en el embarazo y, aunque no suelen complicar el parto y tienden a desaparecer después de dar a luz, son molestas y antiestéticas.

 

¿Por qué aparecen varices vulvares en el embarazo?

Hay que tener en cuenta que durante el embarazo se produce una alteración fisiológica en la circulación sanguínea de todo el organismo. Además, tienen lugar cambios en la composición de la sangre. Si a esto le sumamos una predisposición genética en algunas mujeres, el resultado es una vasodilatación debido a un aumento de la retención de líquidos que se traduce en la aparición de arañas vasculares y varices en las extremidades inferiores y, a veces, se originan las varices vulvares.

 

Características de las varices vulvares

  • Son dilataciones vasculares muy parecidas a las que suelen aparecer en las piernas, pero localizadas en la zona de la vulva (localización vulvoperineal).
  • Tienen forma de bultos serpenteantes de color azulado.
  • Pueden producir pesadez y hasta dolor localizado en la zona genital.

 

Factores de prevención

  • Evita emplear ropa ajustada que te comprima la región inguinal y vulvar, así como situaciones de mucho calor en la zona.
  • Practica natación, ya que te permite estar en un estado antigravitatorio durante mucho tiempo, o algún otro ejercicio moderado, por ejemplo andar a buen ritmo.
Primeros síntomas en tu embarazo
  • Procura no estar mucho rato de pie, descansa y siéntate un rato siempre que puedas.
  • Controla tu peso, recuerda que la ganancia de peso recomendada para todo el embarazo es entre 11 y 16 kgs.

 

Tratamientos de las varices vulvares

Igual que ocurre con las varices de las piernas, las varices vulvares tienden a desaparecer espontáneamente a las pocas semanas o como mucho algún mes después del parto. En el caso de que persistan, será un equipo médico el que determine un tratamiento individualizado, que puede ser farmacológico, tratamientos endovasculares y, en algunos casos, cirugía.

Normalmente el tratamiento lo determina un equipo médico compuesto por especialistas en ginecología y en el tratamiento de enfermedades vasculares que trabajan de forma conjunta. En ocasiones, se precisa la realización de pruebas como la eco Doppler transvaginal, resonancia magnética, tomografía o flebografía.

 

¿Es posible un parto vaginal si sufro de varices vulvares?

La respuesta es sí, es totalmente compatible un parto por vía vaginal aunque sufras de varices vulvares, incluso aunque en el momento del parto las tengas muy dilatadas. Si no puedes tener un parto vaginal, será por la existencia de alguna contraindicación previa para esta clase de parto, o bien porque surja algún problema o circunstancia durante el mismo que recomiende otro medio, como un parto con cesárea.

Sí es cierto que en el caso de que te tengan que realizar una episiotomía, incisión de la vulva y el periné para ensanchar la parte inferior de la vagina, el anillo vulvar y el tejido perineal, el equipo médico que te atienda durante el parto deberá evitar, en la medida de lo posible, actuar sobre la zona afectada de varices vulvares.

 

subir

Pin It on Pinterest