Ejercicios pilates embarazadas: los mejores para cada trimestre

La actividad física durante el embarazo es muy recomendable, especialmente tras las primeras semanas, cuando la mujer suele notar mayor malestar. Tienes muchas posibilidades: simplemente caminar, practicar natación o también puedes hacer ejercicios de pilates para embarazadas.

 

Cada deporte tiene beneficios distintos

Si estás embarazada te conviene mucho caminar por sus beneficios cardiovasculares y porque tonifica los músculos, mejora el sistema nervioso y optimiza la circulación sanguínea. Además tiene un efecto positivo para el bebé: mejora la circulación uteroplacentaria, lo cual repercute en un aumento de la cantidad del oxígeno y los nutrientes transmitidos al feto.

Rutina de ejercicios embarazo

La natación es también una actividad muy interesante para las embazadas, sobre todo porque aporta muchos beneficios sin tener que ejercer demasiada presión sobre las articulaciones, ni implica un esfuerzo desmesurado para su realización. Eso sí, esta actividad (como ocurre con todos los deportes) se debe adaptar al nuevo estado: por ejemplo, no es aconsejable el estilo mariposa.

 

Las ventajas de los ejercicios pilates

Siempre que se hagan bajo la supervisión de un monitor o profesional especializado, los ejercicios del método conocido como pilates son ideales para practicar durante el embarazo, ya que reúnen todas las cualidades y requisitos para ayudar a que la mujer tenga un embarazo saludable y una mejor preparación para el parto.

Estos son los principales beneficios de practicar pilates durante el embarazo:

  • Fortalece la pared abdominal, el suelo pélvico y los músculos en general.
  • Disminuye la tensión muscular y aumenta la concentración.
  • Mantiene y mejora la movilidad de las articulaciones.
  • Favorece la circulación sanguínea previniendo varices y calambres en las piernas.
  • Reduce la ansiedad.
  • Mejora la respiración y la oxigenación.
  • Ayuda a dormir mejor.
  • Mantiene un peso adecuado durante el embarazo y ayuda a una mejor recuperación.

 

Además, los beneficios del pilates no solo se circunscriben a los meses de embarazo, sino que también preparan para el momento del parto, ya que ayudan a que la mujer tenga una mayor flexibilidad para poder adoptar las posturas necesarias durante el parto y aumentan la resistencia y la relajación.  Por otro parte, posibilitan una recuperación postparto más rápida, por el fortalecimiento de la zona abdominal, y reduce alguno de los síntomas que algunas mujeres notan tras el parto, como el estreñimiento o la incontinencia urinaria.

 

Ejemplos de ejercicios de pilates para cada trimestre

Otra de las ventajas del pilates es que es una actividad muy versátil, existiendo ejercicios con diferentes niveles de dificultad y esfuerzo que pueden adaptarse a las distintas fases del embarazo:

  • Primer trimestre: Ejercicios muy suaves para trabajar el fortalecimiento de la musculatura estabilizadora del tronco y la pelvis.
  • Segundo trimestre. Ejercicios moderados: extensión del hombro, pelota o cadillac.
  • Tercer trimestre. Ejercicios de estabilidad de la pelvis, ejercicios de pie en la chair o de decúbito lateral.

 

El pilates, como cualquier otra actividad física durante el embarazo, puede estar contraindicado en el caso de que sufras alguna lesión o patología asociada a tu nuevo estado. Normalmente, estas circunstancias solo te van a limitar parcialmente la práctica del pilates (eliminando algunos ejercicios o reduciendo su intensidad). No obstante, problemas como la hipertensión arterial, la incompetencia cervical o el retardo del crecimiento intrauterino pueden hacer incompatible embarazo y deporte. En todo caso, debes comentar siempre con el equipo médico que controla tu embarazo los deportes que tienes pensados practicar y sigue sus recomendaciones.

 

subir

Pin It on Pinterest