Reproducirse de manera segura, la promesa post COVID-19

Poner fin a las ilusiones es duro en todas las etapas de la vida, pero cuando hablamos de la etapa reproductiva y de ser madre, es todavía más angustioso.

Entre tratamientos que se cancelan y los que se difieren, parece que se agote una etapa reproductiva en un paréntesis indeterminado, y esa indeterminación es quizás lo que más pesa en un proyecto como es el de ser padres, cuando estabas tan cerca de conseguirlo.

La realidad es muy difícil de digerir para quienes al inicio o a mitad del tratamiento han tenido que desistir. Pero la verdad es que es la mejor decisión que la comunidad científica y médica ha podido tomar.

Las clínicas deben de garantizar la seguridad de sus empleados y de sus pacientes y los padres deben de tener la certeza de que se reproducen de manera óptima y sin riesgos, alejados del COVID-19.

Test diagnóstico PCR, la prueba genética para frenar el coronavirus

Todo esto pasará, igual que pasaron las pandemias que precedieron al COVID-19 como fueron el SARS y el MERS. Pero esta vez necesitaremos saber más sobre nuestra salud y sobre la de los demás.

Aunque el Coronavirus ha sido la pandemia con menor índice de mortalidad (1%), la realidad es que es la que más gente se ha llevado, pues el contagio ha sido exponencial. Y conocer la huella que ha dejado, más allá de los fallecidos, nos llevará tiempo.

Poco sabemos de los efectos de esta enfermedad, de su comportamiento y de su transmisión genética. Pero lo que sí sabemos es que podemos ponerle cerco con un Test genético que nos indique si ya la pasamos y ahora somos inmunes, o si todavía tenemos el riesgo de ser contagiados por alguien que, sin síntomas, crea que está libre de la enfermedad.

Los test rápidos solo detectan una molécula que tiene el virus, por lo que no nos ofrecen la información sobre respuesta inmunológica, pero el test por PCR puede aportarnos un diagnóstico de si estamos cursando la enfermedad y una información genética de valor ya no solo a la hora de conocer nuestra propia salud sino también nos ayuda a tener más datos sobre nuestra pareja o sobre un donante. También son útiles los test inmunológicos que ayudan a conocer si la enfermedad ha pasado ya.

Lo primero es la vida

Detener la vida para que prime la vida es un trabalenguas complejo. Y así es como lo vivimos todas las personas que estamos involucrados en un proyecto reproductivo, propio o ajeno. Pero la realidad es que así debe de ser. Porque lo primero es la salud de todas las personas de nuestro entorno.

Volveremos a las fecundaciones, a las transferencias, a los positivos, pero debemos de volver cuando estemos preparados. Porque la única manera de reproducirse de manera eficaz, es hacerlo con seguridad.

Juntos lo conseguiremos, ahora toca quedarse en casa.

 

subir

Pin It on Pinterest